¿Socios sí o socios no?

¿Socios sí o socios no?
Si te ha gustado, ¡vota este post!

Hace un par de días me encontré con un post de  José M. Jiménez en el que hablaba de un libro llamado “Aprender a emprender”  recientemente publicado por Rafael Bordes.

El caso es que me llamó la atención uno de los puntos resumen que el autor del blog hizo del libro, concretamente el punto 4, “Socios sí, socios no” ante lo cual me propuse hacer un post sobre mi experiencia hasta ahora en lo que a este punto se refiere.

socios en empresa

Socios sí o socios no. La gran pregunta de toda Start-Up

Hace no mucho conocí a un chico en un evento para emprendedores realizado en el Hub Madrid. En un principio congeniamos bastante bien y decidimos involucrarnos juntos en un proyecto.

Para ser más preciso decidí involucrarme yo en su proyecto, el cual versaba sobre una serie de servicios a personas de la tercera edad, era un proyecto social y sonaba interesante pero por más que me engañara no era mi pasión como modelo de negocio.

socios

En un principio las colaboraciones evolucionaron favorablemente hasta que poco a poco y quizás debido a que pertenecíamos en realidad a campos profesionales bien distintos mi socio fue distanciándose de mi.

Pasamos de quedar todos los días por la mañana (donde él repasaba los contactos, planificábamos la estructura de la página web y donde yo me encargaba del posicionamiento Seo y la usabilidad) a solo trabajar y “vernos” por Skype. Y posteriormente de trabajar por Skype todos los días a hacerlo solo uno a la semana…

Todo esto terminó con una decisión por mi parte la cual creo que fue muy acertada, y fue dejar aquel proyecto que a pesar de ser interesante no me llenaba, para entrar a trabajar como blogger en Color Vivo SL. a la par que tratar de sacar adelante mi propio proyecto, basado en el blogging también.

A pesar de todo fue una etapa de la que creo que aprendí cosas y si mi socio lee este post: Eker, un abrazo tío 😉

Conclusiones tras tratar de emprende con un socio

  • Emprende solo en lo que te apasiona. Definiría “lo que te apasiona” como aquello que casi harías aunque no te pagaran dinero por ello. Ese fue mi primer error, emprender en algo que me agradaba pero que en ningún punto era mi pasión.
  • Emprender con un socio es difícil. Este fue el punto que más me gusto del post de José M. Jiménez. Y digo me gustó por que parece ser que el consejo generalizado siempre te dirá lo contrario. Yo no paro de oír sobre lo vital que es tener un buen socio o la necesidad casi imprescindible que supone para tu start-up. Y es cierto que es algo necesario y positivo pero también es un elemento con el que deberíamos tener el máximo cuidado y solo recurrir a ellos si realmente los necesitamos. Te asombraría el número de cosas que puedes llegar a hacer tú solo si te lo propones 😉
  • Si emprendes con alguien que sea la persona más capaz y cercana a ti que puedas encontrar. Actualmente emprendo en UniversalBlog con mi pareja, y aunque a veces reconozco que puede llegar a ser algo delicado en el día a día, es una de las mejores decisiones que he tomado. Emprende con quien conozcas y guíate siempre por el principio de objetividad, es decir, el que es bueno es bueno y lo es cuando lo demuestra. (Bueno, solo es lo que hago yo, cada uno sigue sus propios principios claro). Si yo emprendo con esta persona no es por un vínculo personal, es simplemente porque es alguien extremadamente capaz en lo que hace.
  • La figura del líder. Cuando trataba de emprender con mi socio era algo que a veces salía a relucir pero no quedaba establecida como una conexión entre las partes. En una start-up, en un grupo de socios, en tu proyecto… tiene que haber un líder, y no es más que esa persona que motiva al grupo, la que más curra, la que visualiza el avance y la evolución del proyecto y la que está más obsesionada con él.

Trabajar con una persona implica un compromiso, debes conocer bien a esa persona para saber que mantendrá su compromiso en las buenas y en las malas, uno de mis principales errores fue ese, trabajar con alguien a quien no conocía y por tanto tampoco conocía su grado de compromiso.

No obstante estos “errores” son algo maravilloso para todo emprendedor, te hacen aprender y poder contárselo luego a más personas para que no cometan los mismos errores que tú.

¿Cuáles han sido tus experiencias con socios o colaboraciones?

Deja un comentario y comparte con la comunidad B30 (5)

  • Rafa Bordes (@rbordes) Publicado hace 5 años Responder

    Me ha gustado mucho tu matiz. Espero que el libro te gustara o que te guste, si todavía no lo has leído.

    Dean Romero Publicado hace 5 años Responder

    Muchas gracias Rafa, tengo pendiente su lectura sin falta 😉 Enhorabuena por el libro, nos vemos en Twitter

  • Serrano Molinero Publicado hace 5 años Responder

    Hola Dean,
    Tu post es genial y da en el clavo. Emprender ya es difícil de por sí… un socio debe ayudarte a llevar la carga, con lo cual son importantísimos los puntos que dices.
    ¡Un saludo!

    Dean Romero Publicado hace 5 años Responder

    Hola Paloma,

    Muchas gracias por tu valoración! Cierto, los socios deben suponer siempre un valor añadido y aportar cosas que tu no podrías aportar solo,

    Un saludo! 🙂

  • XaviBon Publicado hace 9 meses Responder

    Hola Dean,

    Gracias por compartir tu experiencia, es justo ahora que estoy emprendiendo un negocio con un socio en el cual me gustaría me puedas dar tu opinión.

    Desde hace un año a tras llevo planificando el desarrollo de un nuevo negocio, el cual por motivos económicos no he podido concretar personalmente. Teniendo en cuenta que no podía iniciar sin una inversión, decidí plantear la idea a una persona que ya actualmente maneja una pequeña empresa, la propuesta fue aceptada y el respaldo por parte de él sería económico. Soy consciente que por tener el know-how soy el que más se va a esforzar por sacar adelante el proyecto y eso es algo que de momento no me preocupa por que el proyecto ha emprender es algo que en efecto me apasiona y bien dicen que las cosas hechas por pasión siempre terminan saliendo bien pero también existe el lado en el cual se menciona que las cosas hechas por dinero, pueden que funcionen en un determinado periodo pero a largo plazo puede que ya no.

    Considero que tanto mi socio como yo encajamos en esa frase y es algo que tal vez a futuro pueda jugarnos una mala pasada y quede como una experiencia de aprendizaje.

Deja tu comentario