Sobre mí

Dicen que las cosas nunca pasan por que si

En mi caso reconozco que soy una persona bastante “racional” y me cuesta creer en cosas tan románticas como el destino.

Solo creo en el esfuerzo y en el trabajo bien hecho, pero cuando pienso en mis comienzos como blogger me gusta pensar que “sí”… que estaba escrito desde el primer día.

esfuerzo-y-trabajo

Mi paso por la universidad fue una etapa que no me dio lo que yo esperaba de ella. No supe aprender nada bueno de todas esas horas muertas en clases que trataban sobre temas que jamás me interesarían.

No obstante, a pesar de eso yo por aquella época quería tener una carrera, ser alguien válido y preparado para ganarme la vida dignamente en esta sociedad donde mucha gente ilusa todavía relaciona ⇨ mayor nivel de estudios con ⇨ mayor nivel de ingresos (una de las mayores mentiras que yo también me llegué a creer).

Así pues, agaché la cabeza, tragué mucha mierda y finalmente me saqué la carrera de ciencias empresariales aún odiándola por momentos. Diría que tampoco era mal estudiante pero ni mucho menos era el mejor.

Si tiene la palabra <<empresariales>> en el título será que tiene algo que ver con “empresarios” ¿no?

Ganar 1.000 euros al mes por aquella época era casi un privilegio y así era como lo veía yo.

¡Maldito iluso! Odio al Dean de aquella época.

Terminé la carrera de empresariales sin tener ni puta idea de como hacer una simple factura (¿IVA? ¿IRPF?), sin saber como se hace una declaración de la renta, un IVA… NADA de la vida práctica, nada que pudiera hacerme un profesional “válido” en el mundo real.

La formación, por lo menos en algunos campos tradicionales determinados, esta completamente obsoleta.

Proviene de un anticuado modelo industrial que ya ha muerto, a favor de Internet y de las nuevas tecnologías que lo absorben y lo acaparan todo.

Debería haberse modificado / cambiado / renovado hace más de 10 años pero la mantienen estática y en muchas (muchísimas) carreras NO nos preparan en absoluto para el mundo real.

En ese momento, al terminar la carrera, el mismo día de mi graduación yo no me cuestionaba si lo que había estudiado era accionable o no, si me serviría para ganar dinero en la vida real o no. ¡Simplemente quería el título! ¡Y ya lo tenía! ¡Yeah! Lo demás era totalmente superfluo.

En ese momento, con mi banda de graduado encima de mi no podía ni imaginarme que pocos años después, serían mis propios colegas bloggers los que aprovecharían esa enorme carencia en la formación para crear cursos e infoproductos accionables y de valor tangible en la vida real para facturar cifras de 25.000 o 130.000 euros en 1 solo mes (sí, en 30 malditos días).

No sabía que yo mismo facturaría en menos de 1 mes más de 53.000 euros y seguiría ganando dinero durante todo un verano sin trabajar absolutamente nada (los famosos “ingresos pasivos”) hasta alcanzar los 100.000 en cuestión de semanas…

Ingresos en 5 meses tras el lanzamiento de mi primer curso de SEO

No sabía nada de nada.

Por aquel entonces no pensaba en el dinero, cuando a día de hoy es algo que tengo todos los días presente.

En ese momento solo pensaba en aquella banda de graduado y en irme con mis padres y mi pareja a tomar pizza para celebrarlo. Ese día sabía mejor que nunca.

El regalo escondido que me entregó la universidad

Sin embargo no te estaría contando toda la verdad si te dijera que no saque absolutamente nada útil de la universidad.

Retrocedamos un poco de nuevo.

Concretamente al último año de la carrera.

En realidad encontré mi vocación online a raíz del típico pequeño curso anexionado al último año de la universidad (el típico que haces como “extra” para ganar créditos adicionales) pero que no forma parte de la carrera, sino que es un añadido que tú eliges cursar de forma voluntaria.

Yo en ese momento lo supe en cuanto lo vi entre las distintas opciones, aún recuerdo como se llamaba: “E-Business: crea tu propio negocio online” de una escuela de negocios llamada “CUESA” anexionada en aquel entonces a la URJC de Vicálvaro.

Ahí conocí al que en ese momento era uno de los socios co-fundadores de la por aquella época inmensa red de blogs “Blogsfarm Networks”, mi profesor Gabriel Smetana por el que siempre sentiré una admiración inusual.

Pensándolo en retrospectiva si da la sensación “de ser el destino”: antes de ir el primer día a clase yo intuía que aquello me iba a cambiar la vida y desde esa primera clase utilicé mi móvil como grabadora de voz.

Gabriel nunca lo supo y creo que es algo que hasta la fecha no he contado a nadie, pero desde que entré por la puerta (con complejo de espía del FBI) grabé mediante el micro del iphone todo lo que se hablaba en aquella sala.

Así fue como luego una vez ya en mi casa  me repetí decenas de veces una de las primeras frases que nos dijo Gabriel  durante el primer día, en el momento de su presentación justo antes de comenzar aquella primera clase:

 

Un blog es la herramienta perfecta para ganar dineroGabriel Smetana en la Universidad Rey Juan Carlos

 

Esa frase se grabaría en mi cabeza a fuego y desde entonces reconozco que no he vuelto a pensar en otra cosa. No me ha hecho falta pensar en otra cosa.

De ese modo comencé a disfrutar todas y cada una de las clases del curso E-business de una forma que nunca antes me había pasado con las clases de la carrera.

Saqué un sobresaliente en el curso y obtuve los créditos pero la verdad es que en ese momento todo aquello me importaba ya poco.

Admiraba a Gabriel, me apasionaba cada una de las cosas que él nos contaba en sus clases: que existía una “cosa” llamada Google Analytics ¡que te permitía conocer las visitas que tenía tu página web! Algo llamado Adsense a través de lo cual ellos (Blogsfarm) facturaban miles de euros solo publicando artículos en Internet… estaba en efervescencia en aquel momento.

A raíz de esa primera experiencia y no sin bastante esfuerzo inicial conseguí abrir mi primer blog: animalfiel.es

Un blog sobre mascotas centrado en los perros, donde mi chica y yo escribíamos de todo lo que se nos ocurría en referencia a estos temas.

Sin tener (por mi parte) ni puta idea de SEO… sin aplicar conceptos de SEO on page como la optimización del crawling o una arquitectura obtenida en base a un keyword research, sin aplicar URLs en SILO para favorecer la agrupación de contenidos…

Sin trabajar el link building, sin tener en cuenta la canibalización de palabras clave… sin hacer nada más que probar, escribir y experimentar las pequeñas píldoras destartaladas de SEO que de vez en cuando iba aprendiendo a raíz de la conversación con tal o cual persona o la lectura de algún artículo por Internet.

Lo conseguimos poner en 90.000 visitas al mes y después de eso nos lo compró Link To Media. Un monstruo de Internet y del mercado de los contenidos que crea portales (blogs) verticales y los llena literalmente de millones de visitas a base de SEO.

Aprendí mucho desde el momento de abrir Animalfiel hasta su posterior venta varios años después.

Y aprendí todavía más a la hora de trabajar con Link To Media, concretamente con el CEO de Uncomo.com (el proyecto central de la red Link To Media) Albert Ribera, con el que a día de hoy sigo teniendo una gran relación y del que aprendo constantemente.

Al poco tiempo de crear Animalfiel también aprendí a escribir con tono propio en un blog al que se me ocurrió llamar “Blogger3.0” (nunca fui demasiado bueno para los nombres).

Aprendí a crear una cuenta de Twitter (de esto puedes deducir que en mis inicios era un completo cateto digital)… Nociones ya un poco más avanzadas de redacción para buscadores y poco a poco mis blogs comenzaron a hacerse lentamente cada vez más relevantes.

“El mejor blogger de la historia”

Mi sed de aprender de los mejores era infinita. Mi ambición para convertirme algún día en el mejor blogger y también en el mejor SEO era infinita también.

Al poco tiempo de comenzar en toda esta aventura empecé a impartir servicios de redacción web. Era redactor y vendía mis textos a otras personas que sabían mucho más SEO que yo a cambio de un pequeño puñado de euros.

Comencé escribiendo para algunas redes de blogs de aquel entonces y ésta fue mi progresión en cuanto al precio que cobraba por mis artículos:

  • Primero comencé escribiendo completamente gratis con Blogsfarm. ¡Ver mi nombre en una publicación era suficiente recompensa!
  • Después ya pasé a cobrar 1,5 euros el artículo, algo que me daba para ganar mis 90 euritos al mes (sí, al mes) momento en el cual me di de alta por primera vez como autónomo
  • Tras esa fase y dado que Blogger3cero comenzaba a tener ya su pequeña comunidad detrás y mi redacción así como mi nombre también iban ganando puntos pasé a escribir para la startup Quondos cobrando cerca de los 12 euros el artículo en el momento inicial
  • Al poco de eso me contrató una agencia de SEO (como redactor) que me pagaba unos 17 euros por post
  • Meses después me estaba comenzado a consolidar como redactor y el boca a boca funcionaba bien entre los clientes, mis textos gustaban y di servicios de 25 euros el contenido
  • Y al final terminé cobrando entorno a 50 – 70 euros por cada uno de mis artículos

A día de hoy un buen copywriter puede cobrar muchísimo más. Pero para mí no estaba mal y considero que es una progresión bastante decente, en aquel momento me parecía el no va más.

No obstante por aquel entonces ya me había picado el gusanillo del SEO hace un tiempo atrás y poco a poco esta curiosidad se hacía más y más fuerte.

Al cabo de unos meses comencé a virar levemente mi rumbo profesional de blogger a “SEOblogger” (un SEO al que le encanta bloggear, podríamos decir).

Por aquella época, además de bloggear en Blogger3cero trataba de mover mis textos por todos los lados posibles.

Escribía gratis para Bloguismo, 3Cero y Cursobloggers, proyectos en su mayoría de Carlos Bravo de Marketing de Guerrilla, cosa que me valió para comenzar a ganar aún más lectores para B30 en su fase inicial y darme un poquito más a conocer entre los “influencers” del momento dentro de la blogosfera del marketing online.

Pasé a ser yo quien contrataba los textos de terceros para mis propios proyectos motivado por casos de éxito de otros webmasters amigos míos de la época como mi compañero de Quondos Aitor Ruiz, que con su web de temática Android “Taliandroid” llegaba sin dificultades a los 5.000 euros al mes solo con Google Adsense (siempre te echaré de menos, Celton).

Con un simple blog.

Parecía que después de todo Gabriel no había contado ninguna mentira en aquella primera clase.

En aquel momento mi nivel como blogger no era ni mucho menos suficiente para crear post como éste o como éste otro que escribiría unos años después, pero con el tiempo, mucho trabajo y poquito a poco iba puliendo cada vez más mi estilo y aprendía lentamente “el modo” de llegar al lector con cada uno de mis textos.

Comencé a dejar de dar servicios de redacción para centrarla solo en los post de Blogger3.0 y a su vez comencé a tratar de igualar mi nivel de SEO, muy básico por aquella época, con lo que yo consideraba que ya era un nivel de redacción bastante decente (¡iluso!).

Un post sobre “SEO” que se hizo viral

Carlos Bravo es el CEO de Quondos.com. La primera “academia online” del mundo blogger que se hizo conocida y seguida por muchos.

Un día me preguntó si estaba dispuesto a hacer un mega artículo con un título del tipo “los 200 factores SEO que Google tiene en cuenta”.

Esta vez también lo vi al segundo. ¡Le dije que sí sin pensarlo!

Recuerdo que Carlos no me quería presionar ni mucho menos a escribir ese post, iba a ser realmente kilométrico y me preguntó varias veces si realmente me apetecía hacerlo.

Le dije que sí sin dudarlo. Yo sabía o mejor dicho intuía de alguna forma que ese artículo iba a estallar y que de él solo saldrían cosas buenas. Además ¿he dicho ya que me gusta mucho escribir?

Así pues me dediqué 4 días en exclusiva solo a redactar el dichoso post. 4 días con sus mañanas y sus tardes enteras encerrado en la biblioteca de Vicálvaro, la misma biblioteca de mi universidad a las que tantas veces había acudido a lo largo de la carrera.

El resultado fue este contenido al que a día de hoy siguen llegando un montón de visitas y que supuso una explosión a nivel comentarios, tráfico y visibilidad en el momento de su lanzamiento:

Los 200 factores SEO que Google tiene en cuenta para posicionar tu página

Reconozco que ahora se mucho más sobre posicionamiento del que sabía por aquella época y cambiaría algunas cosas, pero en su momento os puedo asegurar que era lo mejor que había publicado en Internet sobre el tema.

Se hizo viral. Cientos de comentarios y mi cuenta de Twitter casi reventó también.

A raíz de aquella mayor exposición generada por aquel artículo comenzaron a llegarme cada vez más y más ofertas de trabajo “real”, del que está bien pagado si tenemos en cuenta lo mal que está el mundo en este momento.

Rechacé todas menos una y gracias a eso comencé a trabajar en la agencia InboundCycle, la segunda agencia más grande de Europa de Inbound Marketing, como SEO y redactor de contenidos.

Para mi fue todo un honor trabajar dentro de esa empresa.

Es la elite, solo hay profesionales de primer nivel y aún recuerdo la sensación de “WoW” que experimentaba cada vez que iba a verles al World Trade Center de Barcelona, un sitio realmente impresionante.

Para que os hagáis una idea, para entrar a trabajar en una empresa del grupo Cyberclick (como InboundCycle) hay que superar un montón de fases y ser entrevistado hasta por los miembros del propio equipo y sobre todo contar con su beneplácito unánime.

Aquí puedes leer más sobre el acceso a este tipo de empresas, valoradas como las mejores para trabajar en España.

Yo entre directamente sin más. Ha sido siempre uno de los mayores honores de mi carrera profesional y será algo que siempre les agradeceré.

El momento presente

A día de hoy me he vuelto un profesional bastante concentrado en exclusiva en mis propios proyectos y mi pasión se divide entre Blogger3cero (mi blog personal) y Universalblog (mis otros blogs) a partes iguales.

He trabajado en momentos puntuales dando servicios a grandes clientes con webs de muchísimo tráfico y con algunos referentes de la blogosfera muy potentes.

Soy un obsesionado de buscar y crear nichos por Internet para después tratar de monetizarlos.

En la siguiente captura puedes ver el tráfico de una de mis webs, ésta en concreto tiene casi 600.000 páginas vistas por mes, es decir, ampliamente más de medio millón.

Uno de mis blogs de meganicho, el tipo de web que se convirtió en mi “obsesión” como SEO

También tengo uno de los blogs de SEO y blogging -B30- más leídos y seguidos del mundo hispano (puedes leer mi manifiesto aquí).

Trabajo cuando quiero y cuando quiero no, aunque suelo querer trabajar la mayor parte del tiempo. No tengo jefes, no tengo horarios, mi casa es mi oficina y genero dinero en cualquier momento del año aunque no esté trabajando gracias a mis activos.

¡Y sobre todo! Trato de ser feliz, aunque muchas veces es algo que me cuesta demasiado trabajo.