¿Para qué trabajas? “Para comprar mi libertad”

¿Para qué trabajas? “Para comprar mi libertad”
Si te ha gustado, ¡vota este post!

Ayer estaba sentado con mi pareja tomando algo en un centro comercial y escuché una frase que me llamó bastante la atención, por todo el trasfondo que puede haber detrás de la misma… Algo que quizás muchas veces no nos paramos a pensar demasiado. “Trabajo para comprar mi libertad”… ¿Y tú, para qué trabajas?

blogger

Las posturas entre nosotros en algunos puntos pueden ser diferentes por el hecho de que ella tiene un perfil evocado a las oposiciones del estado en la rama del derecho y el mío es más emprendedor… Incluso diría que es emprendedor hasta el punto en que desprecio a largo plazo cualquier opción B que no sea esa…

Estabilidad o una vida de locura

Tu tiempo en este mundo es limitado, igual que el mío… Actualmente tengo la suerte de poder trabajar en lo que me gusta y en aquello que he elegido yo y no en lo que me “ha tocado” y además considero que una buena parte de lograr este tipo de cosas es una cuestión de actitud.

En este momento llevo varios (más de 2 y más de 3) pequeños proyectos pararelos con personas relacionadas con el mundo online al margen de mi apuesta como blogger en mi proyecto blogging basado en nichos y de mi trabajo para terceros como blogger.

Entonces, cuando estoy realizando estas actividades siento que todo el esfuerzo invertido merece la pena (aunque por otro lado también te digo que a veces también me siento demasiado absorbido), es lo que más me gusta y mejor sé hacer y además son “formas alternativas de empleo” que he generado yo solo y a través del ordenador de mi habitación y sin ningún “mentor” o colega 2.0 (hablo del inicio del blog).

A raíz de la conversación en el centro comercial le di unas cuentas vueltas (lo que tardé en tomarme el helado ;p), “todos trabajamos para conseguir algo” (estabilidad / seguridad /riqueza / reconocimiento…). La frase “trabajo para comprar mi libertad” tiene sentido en el punto en que por norma general los funcionarios tienen unas condiciones laborales bastante estables, sólidas y cómodas.

Podrás trabajar por la mañana y pasar (en muchos casos) toda la tarde en tu casa o en la calle haciendo lo que quieras, paseando a tu perro, quedando con los amigos y pasando más tiempo con tu pareja. La verdad es que visto así suena a “vida ideal” lo mires por donde lo mires.

Es decir, hipoteca tu vida delante de unos libros hasta conseguir un trabajo que pueda comprar tu libertad. Porque tiene un precio y si eres capaz de comprarla y además eso es lo buscas estarás mucho más cerca de poder vivir una vida feliz.

Sin embargo, el modo de vida de un emprendedor es mucho más estresante, siempre va al límite. Al límite de sus capacidades y al límite de tiempo.

En esto añadiría que si eres una persona con propensión al estrés y que lo que anhela es una vida tranquila “no te hagas emprendedor nunca”, por que las vas a pasar canutas.

Cuánto vale tu hora y sobre todo… ¿Cuánto la disfrutas?

El juego del dinero tiene la facultad de poder atrapar muy rápido a las personas. En ocasiones caemos en la idea de que mientras más grande sea la cifra que seamos capaces de embolsarnos a fin de mes “más válidos seremos” o en definitiva más merecedores de recibir respecto y admiración.

Para muchas personas conseguir más dinero en una cuestión estrechamente relacionada con su ego. (Para otras simplemente es cuestión de necesidad). El enfoque más apasionante que he visto últimamente al respecto lo puedes ver en el trailer de este post.

Llevo un tiempo dándole vueltas a un tema. En ocasiones hablamos con nuestros círculos más cercanos cual es la cantidad que nos reembolsamos a fin de mes con todo nuestro trabajo. Normalmente hay una reacción correlativa al volumen de la cantidad. Es decir, a más grande es la cifra más respeto y admiración causas e inspiras (por más que muchos puedan decir que no).

Pero a esto yo añadiría otra variable: ¿Cuántas horas trabajas y cuánto las disfrutas? 

Como no puedo utilizar el ejemplo de terceros utilizaré el mio (sin entrar en muchos detalles). Actualmente no me puedo quejar de mi trabajo como blogger. Da la impresión de que cada mes que pasa las cosas van un poquito mejor que el anterior en una rueda (que de momento) nunca se detiene.

En ocasiones he llegado a cobrar por un artículo una cantidad X y por otros más elaborados una cantidad de casi 4X. (Esto vendría a ser 4 veces más caro de lo normal).

La pregunta aquí es… ¿Cuál de los dos artículos me ha sido más rentable redactar? (tú cual crees)

numeros

Quizás te sorprenda saber que en la mayoría de los casos me es más rentable redactar el post donde “solo” me pagan X porque el tiempo que tardo en construirlo quizás es 5 veces menor… Por lo tanto… los números vuelven a cuadrar.

A raíz del factor tiempo un punto sobre todo esto es que estoy trabajando para desarrollar un modelo de trabajo propio (ya que trabajo desde casa) donde sea capaz de currar “solo una semana al mes” (ya lo he conseguido un par de veces). Por lo tanto, y volviendo a tirar de números, si consigo trabajar una semana al mes cobrando lo que cobro “técnicamente sería más rico” que muchas personas con un sueldo majete pero que trabajan durante todos los días del mes.

Con este sencillo ejemplo lo que quiero mostrar es que no siempre es tan importante la cantidad que puedas llegar a percibir sino la relación tiempo-trabajo que inviertes en conseguir esa cantidad y sobre todo… lo mucho o poco que disfrutes esas horas trabajando… Yo me lo paso como un enano 😉 (Debería empezar a trabajar un poco menos).

Deja un comentario y comparte con la comunidad B30 (14)

  • Darío Rivero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Dean!! Buena reflexión personal. Este tema no da para escribir un post, sino 5 o 6. Muchas veces pienso para mi mismo sobre lo que quiero, a nivel profesional, y uno tiene sus dilemas.

    La situación y las circunstancias actuales y de cada uno igual nos “obligan” a tener un trabajo convencional de 8 horas diarias por un sueldo básico digamos. Los que somos padres igual estamos más “trincados” en ese sentido, porque nos debemos a nuestras familias, no por obligación sino por corazón.

    Por experiencia propia, siendo soltero y sin hijos tendría más libertad de movimiento para hacer lo que quiera, porque si no vivo con 1.000 me puedo apañar con 400. No tendríamos esa responsabilidad sobre nosotros.

    El tema de ser funcionario, ¿por qué no? también lo he barajado, trabajar de 8 a 2 de la tarde, con un sueldo mejor, me ofrecería una mejor calidad de vida para disfrutar de mi familia, y por ejemplo, de mi blog. Incluso podría tener el blog personal y otros proyectos en la red de forma paralela a mi trabajo como funcionario, y con el tiempo podría convertirse en mi actividad principal, o por lo menos aportarte unos beneficios aceptables.

    El tema de ser emprendedor, trabajador autónomo o freelance de Internet, ¿por qué no también? Aunque yo ahora mismo no puedo decantarme por esa opción porque mi económica depende de un trabajo convencional, trabaja para uno mismo, poner nuestro empeño y esfuerzo, y ver resultados, tiene que ser muy satisfactorio. Si en tu caso, ya estás dentro de la rueda, y puedes vivir de ello, no te bajes y sigue rodando, porque ya estás dentro y seguro que vas a conseguir mucho más.

    De entre las 3 opciones, trabajador por cuenta ajena, funcionario, trabajor autónomo (freelance, emprendedor o lo que sea), por suepuesto la que me genera más ilusión y por la que tiraría, sería por la última, es la que más me llenaría. En mi caso, para llegar a ese punto, primero tengo que sustentarme con un trabajo por cuenta ajena, y poco a poco intentar llevar de forma paralela lo que me gusta…mi proceso va a ser un poco más lento.

    Gracias por el post Dean y perdona por el tocho!! 🙂 No sé si me he explicado bien del todo, sé lo que quiero decir, lo malo es que no lo entiendas o no lo entiendas los lectores.

    Muchos saludos y sigue así, se te ve firme y vas a estar en esto mucho tiempo.

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Darío,

    De perdona nada tío!! ojala siempre los comentarios del blog fueran así de largos!! 🙂

    La verdad, me siento afortunado de recibir un feedback así de intenso.

    Claro, es que en realidad dependiendo de factores como la situación familiar la cosa cambia bastante..
    En tu caso al mantener a una familia en esa fase tiene un plus de dificultad, eso es obvio.

    Yo aun no soy 100% autosuficiente en cuanto a mis ingresos ni mucho menos. Piensa que aun vivo con mi familia (tengo 25 años) y mis ingresos me pueden ayudar a mantenerme pero teniendo en cuenta que no pago hipoteca ni demás gastos.

    Mucho animo y mucha fuerza, suerte no te deseo que no creo mucha en ella.
    Un abrazo compañero.

  • Miguel Illescas Publicado hace 4 años Responder

    Volvemos a la eterna idea de comprar tu tiempo, eso amigo Dean, es libertad económica. La Libertad económica no necesariamente tiene que ser no trabajar, si no que no “necesites trabajar”.
    El tener un blog para mi es sobre todo una fuente de ingresos, pero también es una gozada, por eso todo el tiempo que le dedico realmente no es trabajo.
    Un saludo.

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Cierto! No tener que trabajar a menos que quieras. Yo a raíz de eso si no necesitara dinero seguiría emprendiendo porque es mi manera de entender la vida.
    Es un gran privilegio poder decir eso Miguel! “blog como fuente de ingresos y como disfrute”. Sigue asi!

  • Jony Publicado hace 4 años Responder

    Hola Dean!
    Realmente es cierto lo que dices que a más cantidad ganas, más respeto tienes. Hay varios ejemplos muy básicos: Solo tienes que ir a un banco para verlo. El ricachónle ofrecen hasta un cafe con leche con galletas de gratis, mientras el pobre que busca un préstamo para solventar una deuda ya le están preparando la salida para que no les “coman la olla”.
    Desde mi punto de vista, esto es únicamente gracias a la educación que nos han impartido desde pequeños, y cambiar ese chip, no todo el mundo está dispuesto a ello.
    Esto en realidad es un tema extenso y que tranquilamente se podría debatir durante horas, pero como es un artículo me limito a estas palabras jeje.
    un saludo!

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Jony!

    Es así desde que el mundo es mundo. El poderoso tiene siempre un trato de favor. La sociedad le respeta y viceversa.
    Quizás lo malo es que cuando nos “volvemos poderosos” se os olvida que un día lo veíamos de otra forma.

    Muchas gracias por el comen Jony 😉
    Hablamos tio

  • roberto ruiz Publicado hace 4 años Responder

    Dean, mis felicitaciones por este post, no es mas que una muestra de tu versatilidad como redactor y creador de contenidos.

    Sabes como exponer y plantear tematicas de distintos campos aplicando tu perspectiva personal pero de una manera tal que logras que la gente haga simbiosis con tus escritos y explayen sus sentires personales.

    Me encanta leerte, ya que de una u otra manera siempre me das el consejo justo o el apoyo indicado con tus post, la manera mas hermosa de ayudar a alguien, es hacerlo sin saber que se hace, eso deja el ego fuera y resalta la transparencia de la ayuda.

    un gran abrazo

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Roberto,

    Muchas gracias, la verdad es que siempre da gusto recibir un comentario tuyo por todo el cariño que se puede percibir detrás. Te los agradezco un montón de verdad.

    Me encantar recibir un feedback donde me dicen que conectan con lo que escribo.

    Mil gracias Roberto. Eres un crack 😉

  • Javier Ruiz-Gago Publicado hace 4 años Responder

    Hola Dean!

    Desarrollando una sólida estrategia y planificando bien, se podría trabajar una semana al mes como tú dices. Hay que “echarle un par”, currar fuerte al principio y desarrollar una estrategia potente y bien planificada para liberar tiempo. Unos lo utilizarán para captar más clientes y otros para… ¿viajar?

    Buen post como siempre 😉

    Saludos

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Javier,

    Oye, lo primero de todo, MUCHÍSIMAS gracias por tus palabras en Feel like blogging, para mi es todo un honor que lo veas así 🙂
    Estoy de acuerdo, es difícil pero con fuerza de voluntad y sobre todo mucha planificación creo que es posible.

    Aunque también creo que hay que tener una cierta tolerancia “al dolor”. Yo la semana más intenso de trabajo prácticamente dejo de ser humano para ser un “robot”,jeje.

    Un abrazo

  • Gilbert Publicado hace 4 años Responder

    Hola Dean

    Me quedo con tu reflexión ¿Cuántas horas trabajas y cuánto las disfrutas? Durante 10 años tuve mi propia empresa y cosas de la vida, decidí venderla cuando mejor me iba, ganaba dinero pero….. no lo disfrutaba, me gustaba lo que hacía pero no tenía vida privada.
    Así que mi consejo es, trabaja para conseguir tus sueños pero no mueras en el intento, ja .ja
    ¿Una semana al mes? No dejes que nadie te diga que no puedes hacerlo, si esa es tu meta y todos tus esfuerzos van encaminados a conseguirlo, lo conseguirás.

    1 saludo compañero.

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Gilbert,

    La verdad es que me llama la atención y además tiene mucho mérito lo que me cuentas. Vender una empresa cuando está en su mejor momento creo que es algo que solo puede hacer alguien valiente.

    Además, pienso que tu consejo tiene mucha verdad, porque a veces no nos terminamos de dar cuenta de las cosas que podemos dejar por el camino con el fin de lograr nuestros sueños..

    Un abrazo

  • Juanma Publicado hace 4 años Responder

    Trabajo para comprar mi libertad…
    Genial!
    Normalmente somos más prosaicos y preferimos pensar que trabajamos para llenar la nevera, para pagar letras…para sobrevivir.
    Trabajar por la supervivencia o trabajar por la propia libertad.
    Me quedo con lo segundo.
    Enhorabuena.

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Juanma,

    Excelente reflexión, siempre mejor con la segunda…
    Un saludo!!

Deja tu comentario