Cómo organizarme para mantener mi blog al día

Cómo organizarme para mantener mi blog al día
Si te ha gustado, ¡vota este post!

Guest blogging: Traer autores invitados no suele ser una costumbre habitual de este blog pero con las chicas de Enredando por la red había que hacerlo sí o sí. Si aun no las conoces te animo a que te des una vuelta por su blog, una de las bitácoras con más personalidad que he visto.

Paula Guzmán e Isabel Romero son muy buenas a la hora de organizarse para escribir. No solo redactan un contenido con un toque muy personal y fácil de absorber sino que además tienen una costumbre que en lo personal me fascina: dibujan sus propias “fotografías”. ¿Hay una mejor muestra de compromiso y mimo con un blog?

Hace tiempo tuve la ocasión de leer en uno de sus post como se organizaban para continuar redactando durante los meses de verano, aun con las vacaciones y un océano de por medio entre ambas, sus artículos nunca faltaban y llegaban siempre puntuales a la cita con el lector.

Nadie mejor que ellas para hablarnos de organización blogging.

Cómo organizarte para publicar en tu blog

Cuando empiezas con un blog a veces parece que, ya solo con haber conseguido lanzarlo, ha pasado lo más complicado, sobre todo si tienes limitaciones de carácter técnico y las has pasado canutas para elegir la plantilla, tunearla, ver qué funcionalidades necesitas, etc. Sin embargo, uno pronto se da cuenta de que el reto lo tiene en el día a día, en mantener actualizado un blog que, de momento, pocos conocen y que requiere un esfuerzo extra.

No hay fórmulas mágicas, todo dependerá de lo que estés dispuesto a poner de tu parte y de los objetivos que persigas con tu blog, pero sí hay ciertas pautas que pueden hacerte más fácil la primera etapa de tu blog para que no decidas tirar la toalla a las primeras de cambio y que son las que nosotras hemos seguido y nos funcionan.

1) Relájate, sé tú mismo y encuentra tu estilo

estilos blogging

Es quizá lo más complicado al principio,  aunque solo nos damos cuenta cuando llega el momento de sentarnos ante la pantalla en blanco del ordenador para escribir el primer post. Hasta ese momento nos hemos preocupado de elegir el dominio, el hosting, la plantilla, de lidiar con los plugins y de decidir de qué vamos a hablar, pero no nos hemos detenido a pensar en el “cómo”, en cuál va a ser el tono en el que, independientemente de lo que contemos, vamos a dirigirnos a quienes esperamos que nos lean. No quieres ser demasiado distante pero tampoco te encanta la idea de abrirte demasiado: no te compliques, sé tú mismo y cuenta las cosas a tu manera. Poco a poco, iras encontrando tu propio estilo, en el que cada vez te sentirás más cómodo.

Lo bueno de todo es que, aunque el principio cueste, cuando uno encuentra su estilo en adelante todo resulta mucho más sencillo. Un consejo: apuesta por la cercanía, por hablar de tú a tú, porque es lo que permitirá que tu blog se perciba como tuyo. Solo tú puedes contar las cosas a tu manera.

2) Márcate un ritmo de publicación y cúmplelo

Se trata de que al final escribir en tu propio blog no sea una obligación pero, mientras te acostumbras a tu nuevo compañero de viaje y coges ritmo, márcate una frecuencia de publicación y, sea la que sea, cúmplela a rajatabla, sin excusas. Está claro que cuanto más publiques mejor, pero sé realista, tampoco es cuestión de empezar por todo lo alto y decir que desde la primera semana vas a publicar a diario si no tienes claro que vas a poder cumplir.

Puedes caer en el error de pensar que si no cumples, no pasa nada, que tu blog es tuyo y que nadie te va a enmendar la plana, pero sí pasa: si no cumples una vez, lo más normal es que dejes que vuelva a ocurrir, y luego otra y otra… Si uno se lo propone puede encontrar cientos de excusas, sobre todo al principio, cuando todavía no tienes muy claro qué es lo que puedes conseguir con tu blog y si merece la pena el esfuerzo y la dedicación que requiere. Si has decidido que vas a publicar solo una vez por semana, perfecto, ya tendrás tiempo de ir aumentando la frecuencia de publicación a medida que vayas cogiendo hábito y te vayas sintiendo más cómodo, pero si es una vez, es una vez: cumple. No es que tengas que convertirte en esclavo de tu blog, el reto es que tu blog te sirva a ti para los objetivos que te hayas marcado y, si eres constante, así será antes o después.

Nosotras, por ejemplo, desde el principio nos marcamos que íbamos a publicar tres veces por semana, con la idea de más adelante aumentar la frecuencia. De momento, casi cinco meses después, mantenemos ese mismo ritmo de publicación, aún no lo hemos subido, pero siempre hemos cumplido con esos tres artículos a la semana, por mucho que de por medio hubiera puentes, vacaciones, etc. Y esto nos ha servido para coger el hábito y ya no soltarlo. 

plan editorial

3) Prepara un plan editorial

Ser previsor ayuda. Esto no quiere decir que te tengas que marcar un plan editorial de contenidos y seguirlo a rajatabla, pero tener un listado de ideas para organizarte y para saber que, si la inspiración no llega, vas a tener detrás un material que te respalde para poder cumplir, mentalmente alivia mucho. Por el camino siempre van surgiendo nuevas ideas para artículos, pero el plan de contenidos es un buen aliado y da cierta seguridad, sobre todo cuando empiezas. Y no dejes de apuntar cada nueva idea que se te ocurra, para que no se te olvide. Casi siempre la inspiración llega cuando uno menos se lo espera.

Cuando íbamos a empezar con nuestro blog, nosotras hicimos un listado inicial de unas 50 ideas que podrían convertirse en futuros post. Empezamos siguiendo el plan, pero enseguida en el día a día fueron surgiendo nuevas ideas que llegaban a convertirse en artículos antes que otras que ya teníamos previstas. De vez en cuando, tiramos de ese plan de contenidos y lo vamos actualizando, por ejemplo antes del verano, para asegurarnos de que fuera como fuera íbamos a poder cumplir con esos tres post a la semana. Al ser dos personas las que estamos detrás de nuestro blog esto nos sirve también para organizarnos a la hora de escribir y diseñar a medida nuestras propias ilustraciones.  

4) No te obsesiones con las visitas

Al principio no te conoce nadie, bueno tus amigos y tu familia si es que te has acordado de contarle a tu entorno offline que te has embarcado con un blog ;),  así que paciencia. No te van a caer mil visitas de la noche a la mañana, así que no te obsesiones. Al final, poco a poco y si tocas las teclas adecuadas (habla de tu blog cuando tengas oportunidad, promociona tus post en redes sociales, etc.), las visitas van llegando. Mientras tanto, disfruta del camino, sin presiones.

Deja un comentario y comparte con la comunidad B30 (9)

  • Paula Guzmán Publicado hace 4 años Responder

    Hola Dean,
    Muchas gracias por invitarnos a escribir en tu blog y por la buenísima presentación que nos haces 🙂
    Un abrazo y seguro que pronto coincidimos en persona!

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola chicas!

    Una presentación desde luego merecida.
    Eso dadlo por hecho, muy pronto! 🙂

  • Elisabet Publicado hace 4 años Responder

    Dean, enhorabuena por la iniciativa con este genial post 🙂

    Paula, Isabel, aún recuerdo con mucho cariño vuestro post “pre-veraniego” animándonos a seguir publicando incluso en verano. Fue definitivo para seguir con mi motivación y confieso que lo cumplí y muy contenta!

    Gracias por vuestros consejos.

    Un saludo desde Deutschland*

    Elisabet*

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Elisabet,

    Muchas gracias! aquí el mérito es de Enredando por la red. A mi me llamó la atención una de las veces en que hablaban acerca de su organización en sus primeros post aun cuando se encontraban a cientos de Km de distancia la una de la otra por vacaciones. Yo siempre doy mucha importancia al tema de la organización por que sino me sería imposible dar para todo, de ahí la idea de este post.
    Gracias por comentar ! 🙂

  • Paula Guzmán Publicado hace 4 años Responder

    Hola Elisabet! Que bueno verte también por aquí! Al final esto es como una gran familia!
    Recuerdo bien ese post que dices, lo escribimos también para no tener la tentación de descuidarnos, el compromiso estaba escrito y había que cumplirlo! 😉

    Un abrazo!

  • Olmo Axayacatl Publicado hace 4 años Responder

    Interesantes ideas, sin duda hacer el hábito es lo más importante. En lo personal tengo varios blogs que comencé al mismo tiempo y eso hace que siempre descuide alguno, pues de momento no tengo un plan de publicaciones, aunque ya estoy desarrollando uno, uno que si pueda cumplir.

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Olmo,

    Cierto, conseguir coger el hábito para poder hacer de la rutina de publicación algo “sencillo” es uno de los puntos más duros, lo demás viene con organización y más organización. Tener un plan de publicación es una idea fatástica.

    Yo tengo uno aunque un poco desordenado para mi blog, dentro de nada me va a tocar reordenarlo todo de nuevo!
    Un saludo!

  • Narcis Publicado hace 3 años Responder

    Me ha parecido un artículo muy interesante 🙂

    Todas las ideas son fantásticas y las voy a poner en práctica. Una de las cosas que intento hacer yo antes de sentarme delante del ordenador es ir hacer una caminata o algo parecido, eso me relaja y aveces se me ocurren ideas nuevas. Para mi es muy difícil que me vengan ideas sentado delante del ordenador.

    Bueno, que me ha encantado y que te voy a seguir de cerca XD

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Hola Narcis,

    Una práctica muy buena la que comentas! 😀
    Un saludo

Deja tu comentario