Cómo conseguir dar tu primera ponencia si eres blogger | B30

Cómo conseguir dar tu primera ponencia si eres blogger

36
Cómo conseguir dar tu primera ponencia si eres blogger
Si te ha gustado, ¡vota este post!

Éxito y reconocimiento, la gente aplaudiendo tanto cuando subes como cuando te vas y hasta tu madre y tu abuela por primera vez entienden que estás empezando a dedicarte a algo “de provecho”. El sabor que deja una ponencia en tu boca es demasiado dulce como para poder negarse a consumirlo. Entonces… ¿Cómo dar mi primera ponencia si soy blogger?

pildoras-de-blogging

Hoy volvemos con una píldora más de domingo dedicada al blogging. En este caso es probable que me exceda una vez más ligeramente de la extensión típica de las píldoras porque quiero abordar un tema del que se habla mucho entre todos los tipos de bloggers (tanto los que están empezando como los ya iniciados) y sobre el que considero que no existe todavía mucha información “real”:

>Cómo conseguirte (de verdad) subir a un escenario y dar tu primera ponencia

Pero no solo voy a comentar el modo en el que yo he visto que se mueven estas cosas “para conseguir ser ponente” sino también los pros y las contras que tiene meterse en el mundillo y de lo que se habla muy poco también. Un tema en definitiva que no se puede abordar en 500 palabras, al menos de la forma en que quiero hacerlo esta vez.

Subirte a un escenario

escenario

Esta es la parte dulce y no quería saltarmela. En mi vida solo he dado una ponencia, pero he tenido la suerte de que era una ponencia bastante potente y con una audiencia bastante grande también. Conté la experiencia en este otro post y he de decir que es cierto lo que dicen de que es un momento especial.

Es decir, es diferente a todo lo que has vivido hasta entonces. Una vez superas el miedo inicial a hablar en público delante de decenas o incluso centenares de personas como fue mi caso (creo que fueron entorno a 300) te das cuenta: 1. De que en la vida ni el colegio ni el sistema en general nos ha enseñado a hablar en público 2. Qué el miedo solo estaba en tu cabeza, se evapora.

La gente está ahí y muestra una actitud totalmente solícita y dispuesta a lo que tú tengas que contarles. El miedo es solo un espejismo que solo existe dentro de nuestra cabeza (y cuya existencia las primeras veces es totalmente lógica), pero luego se deshace por completo y se disfruta un montón.

En mi caso dar mi primera ponencia me sirvió para que mi familia comenzara a entender un poco a qué me dedicada. Escuchar la fantástica presentación que me hicieron a la hora de subir al escenario y los posteriores aplausos es algo que le lanza un mensaje a tu familia totalmente directo que les dice algo así como “hey! el friki de tu hijo/nieto/sobrino ya no es solo un bicho raro metido las 24 horas en su habitación, la gente dice que sabe mucho y todos le miran y escuchan atentamente!”

En definitiva y ya no solo para tu entorno familiar, sino para tu entorno profesional también.. > es un acontecimiento que hace que te tomen enserio. Qué te hace tangible y te hace real para un gran número de personas.

Bajarte del escenario

focos
Se terminó la función y cierras con los mismos aplausos con los que empezaste (si has sido un ponente cojonudo probablemente cierres con más) y ahora toca una de las partes de las que también he oído hablar muy poco pero que he vivido en primera persona. La parte del post-escenario.

Te bajas y cuando el evento termina pasa algo muy mágico, (aunque varia en función del tamaño del evento) y es que mucha gente se te acerca a hablarte, a saludarte, a proponerte cosas o simplemente a felicitarte y compartir un par de sonrisas contigo.

De golpe y porrazo te empiezas a sentir “como un influencer” y aunque sabes que es ficticio por el momento dejas que esa sensación de “popularidad” te consuma y se apodere de ti. Y el que diga que no miente como un cabr**n. Después de una ponencia bien dada sientes un subidón impresionante… y eso es lo que más mola. Ah, y tus followers también tienden a multiplicarse por X.

También te puede llegar trabajo. Ya digo que esto depende mucho también del tipo de ponencia en cuestión, pero por ejemplo en una organizada por una escuela de negocios de prestigio como en mi casi fue el ESIC sí que te llegan clientes a pares.. o mejor dicho “posibles clientes” porque después algunos se echarán para atrás pero se te acerca bastante gente para preguntar por tus servicios (en mi caso el SEO) y ese día te irás a casa con un buen puñado de tarjetas de visita nuevas.

Con esta descripción quizás ya puedas hacerte una idea muy muy general (porque vivirlo en primera persona es diferente) de algunas de las sensaciones que se experimentan y de como va un poco la cosa la primera vez. ¿Mola no? A muchos les gusta tanto que terminan de hacer de ello su medio de vida… sin casi dedicarse a hacer nada más…

¿Qué necesitas para dar tu primera ponencia?

Esta es la parte que probablemente le interesa a aquellas personas que estén con ganas de dar el salto a los escenarios y aún no hayan encontrado la manera.

Necesitas esencialmente dos cosas, y por más que te digan te aseguro que con estas dos cosas podrás no dar 1 sino 20 ponencias, todo lo demás es secundario a estos dos elementos:

  1. Contactos
  2. Un blog

Nada más.

PUBLICIDAD

Yo en alguna ocasión he llegado a poner a gente en lista para ponencias, así que sé perfectamente de lo que hablo, desde ese punto de vista “yo hubiera sido un buen contacto” para alguien que persiga este fin (el cual me consta que persigue bastante gente). Funciona así.

“¡Oh.. no! nunca podré dar ponencias porque ahí solo van los mejores de cada campo y yo soy un novato empedernido”. No siempre tiene porqué. La gente tiende a confundir a los ponentes como a las personas máximas referentes en una determinada disciplina cuando no es así. Simplemente son las personas que mejor se han conseguido “mover” en base a ese objetivo (visibilidad).

Recuerdo que una vez en uno de los encuentros digitales de mi amigo José María Jimenez Shaw le pregunté a Paco Viudes, uno de los Social Media más influyentes de nuestro país: “Paco, ¿que necesito para dar mi primera ponencia?” y recuerdo que él me dio una respuesta bastante acertada que por aquella época yo no terminé de procesar, del tipo “conectar con gente que ya sea ponente”… Mmm pensé, “¿será cierto?”

¡Pues claro que es cierto alma de cántaro! El mundo se mueve así pero no solo en las ponencias, sino en todos los aspectos de la vida en general. Tener amigos hará que realmente puedas conseguir objetivos sean los que sean y siempre te allana el camino mucho más que si vas solo.

Así que si quieres ser ponente por primera vez te puedo prometer y jurar que no hay más secreto que ese. Haz networking y trabaja tu marca personal y te aseguro que lo demás llega solo. Si no es así vuelve en un tiempo y te regalo mi blog 🙂

A raíz de esto mismo a la hora de trabajar en mi día a día me he dado cuenta de que hay mucha gente que no se sabe relacionar a la hora de hacer negocios y si tú si sabes hacerlo conseguirás ponencias o aquello que te propongas conseguir.

networking
Pienso que sería muy interesante desde el punto de vista del Internet Marketer elaborar algún tipo de guía estilo “networking definitivo para bloggers” donde hablar sobre como entrarle a una persona, como gestionar emociones por mail, como tirarle a alguien para que te ponga un enlace, el buen uso de los emoticonos, el tono, la chulería controlada, la humildad, la forma de expresarse y tratar de ser natural… creo que sería tan interesante como necesario para muchos.

Me encantaría volcarme en un contenido de ese estilo y es posible que incluso lo haga, porque (aunque a paso de hormiga) poco a poco empiezo a tomar otra vez las riendas de mi tiempo y esta vez no dejaré que absolutamente nadie me las quite de nuevo 😉

Bueno ¡que me voy del tema! esto ya no es una píldora desde hace rato, es un post semanal al uso. Siempre me termino por descontrolar… Me pasa mucho…

Ah! sí, también necesitas tener un blog. Pero no hace falta que sea un super blog popular (aunque sí que ayuda un montón). Pero lo que hace falta tener verdaderamente bien trabajado es el punto número 1.

Vale, cerrando por aquí, vamos aproximándonos al final, que es donde también tenía interés en contarte algo respecto de todo este mundo.

¿Por qué yo ya no doy más ponencias?

noo
En una palabra: absorción.

Pero no me refiero a la absorción que pueda yo tener en el momento presente, me refiero sobre todo a la enorme absorción tanto a nivel mental como a nivel de tiempo físico que produce impartir ponencias de forma constante. Son las perfectas “ladronas de tiempo”.

En mi caso además es muy curioso porque recuerdo perfectamente que desde el primer día de comenzar este blog yo tenía claro que una de las cosas que quería conseguir a través de él era precisamente hacer este tipo de cosas, para mi era como una especia de “validación profesional máxima”, pero después de haber hecho la primera me he dado cuenta de que no tengo prisa y de que si algún día mis proyectos llegan a ser lo realmente importante que yo quiero que sean (enormes) toda la demás visibilidad vendrá sola, sin yo buscarlo de forma tan proactiva.

No tengo que rogar subirme a un escenario porque si consigo ser el emprendedor que quiero llegar a ser será el escenario el que “venga a rogarme” que me suba yo a él  y ahí entonces será nuevamente cuando vuelva a decidir.

Dinero llama a dinero y hacer ponencias llama a hacer más ponencias todavía. Conozco a mucha gente que las hace y coinciden conmigo: son una de las cosas más absorbentes que puede haber a nivel profesional. Como tengas 2 en un mismo mes ya puedes dar el mes por perdido y yo por suerte o por desgracia no me puedo permitir ni perder un solo día, trabajo con demasiada gente y también coordino a demasiada gente como para poder relajarme de esa manera.

No obstante como he dicho a lo largo del post esto en realidad va muy en base al que sea tu objetivo. Es posible que seas un gran orador y quieras vivir de eso. Totalmente lícito, sé de gente que se gana entorno a los 1.000 / 1.500 euros por ponencia de 1 hora o menos y se hace 5 – 10 al mes. Los números están ahí, pero si quieres ser el mejor en algo no esperes hacer muchas cosas más.

Yo no puedo tratar de crear la startup definitiva de los contenidos y también ser ponente. No al menos al nivel de calidad que me gusta tratar de hacer las cosas.

Y tú lector ¿te plantearías dar alguna ponencia? 🙂

Deja un comentario y comparte con la comunidad B30 (36)

  • Carlos Alfaro Publicado hace 3 años Responder

    Comparto tu punto de vista totalmente. Es cierto que a cualquier persona le gustaría tener a cientos de personas esperando escuchar lo que tenga que decir, pero dedicarse a ello es muy distinto (quien diga lo contrario es porque nunca ha hablado siquiera delante de 30-40 personas).

    He escuchado a muchos ponentes que no sólo tenían algo interesante que contar, sino que se divertían haciéndolo y podían vivir perfectamente de ello. Sin embargo… todos terminan agotados, dedicarse plenamente a ello es muy sacrificado.

    Eso sí, asistir a eventos puntuales y dar una charla de vez en cuando, si es posible, creo que es necesario para continuar creciendo.

    Saludos!

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Hola Carlos,

    Yo creo que es una actividad que llena mucho y que puede llegar a ser muy pletórica pero como bien dices también es bastante agotadora, sobre todo a nivel mental y a nivel preparación cuando haces de ello parte de tu fuente de ingresos constantes

    Además, otra cosa positiva que puedes trabajar de forma “inconsciente” si te dejas ver poco es el factor exclusividad, que a la larga también se valora mucho

    Un saludo!!

    Carlos Alfaro Publicado hace 3 años Responder

    Lograr esa exclusividad son palabras mayores… pero lo ideal a mi modo de ver.

    En cualquier caso, subirte a un escenario creo que es algo que todo el mundo debería experimentar alguna vez, aunque sea a pequeña escala.

    Así que aprovecho desde aquí para recomendar a todo el mundo quitarse el miedo escénico y experimentarlo en cualquier tipo de ambiente! La satisfacción es muy grande, aunque sea delante de un pequeño grupo 😉

  • ShowMeTheViral.com Publicado hace 3 años Responder

    Buenas Dean,
    Yo lo veo bien como una vía complementaria de ingresos a tu actividad principal. Es decir, cuando has logrado hacer todo lo demás bien, entonces es cuando surge la oportunidad de dar conferencias y contar lo que has logrado o en lo que eres un experto. Especialmente interesantes son los masteres. En general la formación se paga bastante bien.
    Saludos

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Buenas!
    Es interesante pero para mi más desde la experiencia : )

    Me explico,

    Tú cuando empiezas como ponente no te pagan, no te paga ni dios en realidad, has demasiada gente deseando hacerlo gratis por el tema de la popularidad y la visibilidad que aporta

    Para que te paguen por ello ya debes hacerlo de una forma un poquito más profesional y recurrente, es decir hacerte un pequeño nombre en el mundo de las ponencias,

    Hay ponentes realmente muy buenos en España como Juan Merodio que imparten ponencias de forma constante y obviamente están bien retribuidos, pero para llegar hasta ahí y empezar a percibir algo hay que sudar tinta 😉

    ShowMeTheViral.com Publicado hace 3 años Responder

    Buenas Dean,
    Claro que hay un montón de gente deseando dar conferencias en eventos y demás para venderse a sí mismos mejor de cara a conseguir proyectos o reputación. Lo que me refiero es que si en lugar de tratar de ser ponente de un evento, tratas de ser profesor de algún curso, master o similar. Esta formación se suele pagar bastante bien. 60€/h en adelante, dependiendo como es lógico del lugar donde la impartas.
    Además lo bueno de ser profe es que te cuesta preparte tu temario, pero luego lo puedes reaprovechar para utilizarlo en más sitios o cada año reciliandolo en su totalidad o en parte.
    Saludos

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Cierto la formación también es muy interesante, además te da un empujón profesional muy potente y ayuda muchísimo en todo el tema visibilidad y demás

    Yo he trabajado dando formación el algunos sitios sobre Seo y demás y también en algunos cursos y he de decir que la mayoría de las veces el precio se aleja mucho de los 60 la hora, pero si consigues entrar en las escuelas de negocio más reconocidas tipo Esic, Esade y similar si que se acercan e incluso sobrepasan ampliamente esa cifra!

  • Miguel Illescas Publicado hace 3 años Responder

    En tu caso entiendo que des ponencias o que te ofrecieran dar una ponencia, pero personalmente no me lo planteo, incluso si me lo pidieran seguramente me lo pensaría mucho, mucho, antes de aceptar.
    En el blog he cedido parte de mi anonimato por que creo que es bueno para el blog, pero renunciar completamente a mi intimidad será el último paso.
    Un abrazo Dean.

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Hola Miguel!

    Un buen punto el que has destacado sobre la “intimidad”,
    Cuando te metes en la vorágine de la visibilidad, las ponencias son el último paso y también el de mayor exposición, una exposición que no todo el mundo tiene porque estar dispuesta a tolerar bien

    Muy bueno 🙂
    Un abrazo

  • Nacho Publicado hace 3 años Responder

    jajaja Dean, quítate la regla esa de no excederte que sabes que no la vas a cumplir el 99% de las veces!!

    Por cierto, a ver si puedes darme una ayudita… Si sigues dentro de TeamPlatino verás que hay un concurso de SEO en youtube. Si es posible, te agradecería que compartieras mi vídeo en Google Plus!! 😛 (https://www.youtube.com/watch?v=iP1LLQ9Ql2Y)

    Un saludo, y gran post!

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Hola Nacho!

    La verdad es que cada vez me cuesta más cumplirla, jejeje

    Lo del vídeo no estoy seguro de querer tomar parte por algún participante todavía.. jeje, disculpa tío,

  • Ander Muñoz Publicado hace 3 años Responder

    Qué pasa tío!

    Como bien dices, al principio parece una aspiración del emprendedor, cuando yo creo que realmente debería ser una consecuencia del buen hacer, una validación digamos.

    Dos puntos interesantes:
    – Una ponencia bien dada puede catapultar la percepción de experto que la audiencia tenga sobre ti. Es decir, siendo “peor” que otros profesionales, puedes ser percibido como mejor por el hecho de ponerte delante de un público a hablar.
    – El factor exclusividad. Si en cada evento al que asistes ves al mismo ponente, puede empezar a cantar. Casi parece más conveniente que no sea tan fácil verte, de paso ayudará a que no des siempre el mismo discurso.

    Buen post, felicidades!!

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Buenas Ander!
    Totalmente de acuerdo tío, yo también pienso que debería ser entendido como una consecuencia en lugar de como un fin, pero es solo mi manera de verlo : )

    Cierto, sobre todo me quedo con lo de la exclusividad y no repetir el discurso. En alguna ocasión he llegado a ver exactamente la misma ponencia y la misma diapositiva dada por la misma persona es un lapso de tiempo corto, ese tipo de detalles restan credibilidad frente a la audiencia

    Un abrazo

  • Sonia Publicado hace 3 años Responder

    Bonito post Dean, yo creo que me encontraría en mi hábitat natural subida en un escenario, y me gustaría mucho. Por soñar que no falte, un abrazo.

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Hola Sonia!
    Pues te aseguro que es perfectamente posible
    Antes de hacerlo por primera vez se tiende a pensar que es algo un poco como “inalcanzable” pero después ves que los primeros que necesitan a personas nuevas con cosas nuevas que contar son los propios organizadores de los eventos y las ponencias en sí mismas. También “viven de nosotros” en ese sentido, así que ánimo 😉

    Sonia Publicado hace 3 años Responder

    Dean, tienes une mail necesito que lo contestes porfa para el tema de las zapatillas. Gracias.

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Contestado 😉

  • Javi Pastor Publicado hace 3 años Responder

    Voy a aplicar lo que he leído en el post: Dean, quiero hacer una ponencia, ¿dónde me puedes “enchufar”? 😀

    A mí me encantan las ponencias y, como siempre he dicho, me encantaría estar ligado a algo relacionado con la formación algún día (y eso tiene bastante relación con este tema). El problema es que, como bien comentas, nadie te prepara para dar una por mucho que lo intenten, ni tan siquiera en una carrera como Publicidad y Relaciones Públicas donde he tenido que presentar 2389289 veces diferentes trabajos.

    Al final, hasta que no sales ahí fuera y te ves rodeado de gente que no conoces, porque una clase no tiene nada que ver, no consigues quitarte el miedo. Y a base de hacer muchas, pues al final subes y te sientes como el que está contándole algo a su colega de toda la vida sentado en el sofá de su casa.

    Aun así, el problema es que como dices te consumen mucho tiempo. Si hacer una presentación asquerosa de mi carrera me tenía varias horas preparándola, y eran una chorrada, una presentación del calibre de la que hiciste tú no quiero ni pensarlo.

    En definitiva, algún día monto algo en Cádiz para competir con Alicante y te vienes por aquí a dar una charlita jaja

    Un abrazo

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Jajaja, pfff, espérate ya al año que viene y lo hablamos, que no me encajan las fechas.. xD

    Es cierto que se relacionan quizás un poco “en la forma”, es decir, tanto en ponencias como formación enseñas cosas a gente que está deseando aprender de ti, pero luego el modo de trabajar en unas y en otras es completamente distinto

    La formación yo diría que es incluso hasta cierto punto más compatible, yo he sido profe en IEBS durante varios másters y quieras que no aunque me suponía una sobre carga de esfuerzo podía llevarlo bien con mis demás tareas diarias, pero si hubiera tenido que compaginarlo todo con charlas, preparar diapos, preparar los guiones etc… muerte súbita

    Si la haces en Cádiz y me invitas uff.. a ti decirte que no me sería complicado ;P
    Un abrazo tío

  • SEOyMEDIA Publicado hace 3 años Responder

    Muy interesante, lo compartimos en nuestras redes!! Saludos.

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Muchas gracias !! ;D

  • Andrés Publicado hace 3 años Responder

    buena píldora Dean,

    la verdad es que hay que valer para hablar delante de tanta gente y que no te entre la giñalera 🙂 , pero si te digo la verdad, pensaba que estaba mejor pagado.

    un abrazo

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Buenas Andrés,

    La verdad es que al ppio impresiona mucho, pero cuando ya estás arriba a no ser que tengas un problema de miedo escénico gordo, que no era mi caso, ese miedo se diluye bastante y comienzas a fluir cada vez más

    Yo por ejemplo me acuerdo que cuando estábamos en el turno final de preguntas del público ya no me quería bajar, pero ya era tarde.. jejeje

    No está muy bien pagado a no ser que ya seas una figura muy relevante y conocida dentro de tu sector

    Un abrazo

    Marina Publicado hace 1 año Responder

    ¡Me ha encantado el término “la giñalera”! jajajajajajajajajajajaja!!
    Pues yo he trabajado mucho años en atención al cliente, tanto físicamente como a través de servicio telefónico, ¡y ahí sí pierdes toda “la giñalera” que puedas llegar a tener! Es un trabajo que te hace fuerte mentalmente, te obliga a perder toda clase de vergüenza (si es que la conoces… ;P) y te incita a saber cómo relacionarte de forma adecuada con la gente, especialmente, con clientes insatisfechos y preocupados que puedan llegar a tener un problema o con clientes complicados que se te encaran como toros desbocados.
    No sé… no es el trabajo de mi vida, pero me vino genial profesional y personalmente al salir de la carrera y hoy día que sí tengo el trabajo por el que tanto me he esforzado.

    Dean Romero Publicado hace 1 año Responder

    Mil gracias por tu testimonio Marina

  • LancasterGate Publicado hace 3 años Responder

    Una pena que ya no des más conferencias, aunque entiendo perfectamente que el tiempo es limitado y hay que decidir qué hacer con él. Por otro lado, coincido con Miguel (se ve que coincidimos en casi todo)y prefiero mantener mi privacidad más o menos a salvo.

    Un abrazo.

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Bueno, me plantearé darlas si mis proyectos se vuelven tan potentes que siento “que lo merezco” o que es de rigor darlas y transmitir ese conocimiento, es decir, si me veo en la necesidad de compartir algo importante con el mundo las haré, pero no las haré por hacerlas ni solo por ganar dinero que es muchas veces el enfoque (ojo, totalmente lícito) que la dan muchas personas

    El broker y tú sois almas gemelas ;p
    Un abrazo

  • Alejandro Caballero Publicado hace 3 años Responder

    ¡Hola Dean!

    Del artículo me quedo con dos detalles que comparto totalmente contigo. El primero, que dar una ponencia es una sensación que te deja con un gran sabor de boca. Me acuerdo perfectamente cuando di mi primera (y única) ponencia y me siento totalmente identificado con lo que cuentas.

    Y lo segundo es que los contactos son fundamentales en este mundo del blogging. Tanto para dar ponencias como para cualquier proyecto que te propongas.

    También me gustaría añadir que a veces, además de estos dos factores, también es fundamental echarle un poco de cara al asunto y lanzarte con todas las consecuencias. Aquí no llega más lejos el que más sabe, sino el que mejor transmite lo que conoce y mejor se promociona.

    ¡Un abrazo!

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Buenas tío!
    Hey!! me acuerdo perfectamente de lo que dices, yo estuve el día de tu primera ponencia y todavía recuerdo como esa misma noche cuando nos fuimos de fiesta con la gente aquella noche muchos aún te seguían felicitando por tu ponencia y tu corta edad, lo recuerdo como si fuera ayer 🙂

    Por cierto, gracias por salvarme la vida aquel día

    Un abrazo

  • Telefonogratuito.com Publicado hace 3 años Responder

    Recuerdo que en mi época de facultad tuve que hacer varias exposiciones ante toda la clase y me daba tanto miedo el hecho de hablar en público que me afectaba muchísimo desde unos días antes a la exposición.

    Tenía todos los síntomas clásicos, temblor de voz, temblor de manos, los nervios no te dejan pensar claramente ni expresarte todo lo correctamente que quieres…

    No quiero hacer propaganda ni recomendar a nadie ningún medicamento porque yo no soy médico pero para mí todo cambió el día que probé a tomarme unas pastillitas muy usadas entre los opositores, músicos, ponentes… la verdad es que son una auténtica maravilla para estos casos. El que esté interesado solo tiene que buscar hacer una sencilla búsqueda en google.

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    Buenas,

    Es normal que lo pasemos mal, no nos han enseñado nunca ha expresarnos de manera verbal. El sistema clásico de enseñanza ha dejado muy de lado todo ese aspecto

    Mmm.. supongo que a cada uno le funcionará su método, yo particularmente no soy demasiado partidario de las pastillas 🙂

  • Óliver Publicado hace 3 años Responder

    Yo también tuve que hacer una presentación delante de todo el instituto en su día, y si, estaba cagadisimo.. xD

    Me fui con par de compañeros que estaban como yo a tomarnos una cervezas antes y vamos si funciono… jajajajaja

    Dean Romero Publicado hace 3 años Responder

    jajajajajajajajajajajajajajajajajajaja,

    Qué grande, ese método creo que es el que tiene mejor pinta de todos para relajarse ;PPP jajaja

  • Mistelefonosgratis.com Publicado hace 2 años Responder

    Me parece increíble la información tan valiosa que aportas con tus artículos, recuerdo no hace muchos años la gran dificultar que teníamos muchos para encontrar blogs de seo, donde ofrecieran información relevante y de primera mano. Gracias a gente como tu Dean el sector ha crecido sano y espero que siga en esa misma linea. Te deseo lo mejor para ti y para todo tu equipo. Un fuerte abrazo.

    Dean Romero Publicado hace 1 año Responder

    OOOhh! gracias millones de verdad 🙂

  • Marina Publicado hace 2 años Responder

    Hola a todos, he leído con mucha atención tu post, Dean, ¡muy interesante! Lo único que puedo aportar es que sí que hay colegios que ponen mucha dedicación en enseñar a sus alumnos a hablar en público, como el que yo estudié, en Valencia. Para no poner publicidad, si alguien quiere saber cuál es puede escribirme al correo que adjunto en el calendario.
    Hacíamos mínimo 5 o 6 exposiciones orales al año, sobre diferentes temáticas, y en español, inglés y valenciano. Sinceramente, eso me sirvió muchísimo para afrontar cualquier situación en mi vida universitaria y laboral en la que he tenido que hablar en público, frente a otras personas que no lo habían practicado y que lo han pasado fatal, con medicamentos y demás. ¡Un saludo a todos!

Deja tu comentario