8 excusas que matan el talento

8 excusas que matan el talento
Si te ha gustado, ¡vota este post!

El otro día leí unas páginas en Fnac de un libro de Risto Mejide, (un gran promotor del emprendimiento español y simpatizante con temas de marketing online), creo recordar que se titulaba algo así como “No busques trabajo, no se puede buscar algo que no existe”…

Esta reflexión no solo daría para un post, sino para un nuevo eBook en sí mismo o en el mejor de los casos un movimiento revolucionario tratando de apelar a la conciencia social… Pero mejor vayamos por partes…

Emprender no es para todos. Es algo que me costó entender en mis inicios como emprendedor, pero que después terminas por comprender. Las personas son muy diferentes entre sí y el “ser emprendedor” no es una profesión, es una actitud ante la vida, naces con ella o no, pero no se puede comprar o adquirir del mismo modo en se adquiere un master en ESADE.

Yo abogo más por lo siguiente: “Para emprender necesitas sentirlo en las venas, pero si no es tu caso ¿porque no tratas de co-emprender paralelamente en la nube?”.

Con co-emprender me refiero a complementar tu actividad profesional con un nuevo “currículum digital”. Por ejemplo, si fueras pintor o profesor de karate (ambos perfiles existen en mi familia) ¿por qué no te llevas aunque sea una pequeña porción de tu trabajo a internet? Las alternativas actuales no te van a pagar las facturas. Vamos con las 8 excusas más repetidas que matan al talento.

dudas sobre emprender

1. No tengo dinero… emprender es caro

Yo lo calificaría como el mito número 1. “Mamá, Papá que no, que ahora con internet ya no es tan caro como en vuestra época”. Montarte una red de blogs, unas páginas con enlaces de afiliados o simplemente trasladar tu negocio a lo digital y tratar de conseguir clientes a través de Google, no es caro. Son cosas que necesitan una gran inversión en trabajo pero no así en capital. Las personas que te digan lo contrario es porque aun no conocen bien el medio 2.0 (la mayoría no lo conocen mucho más allá de Twitter y Facebook).

2. No tengo tiempo… tengo que buscar trabajo

Es una cuestión de pura lógica, vale respóndete a esto: ¿estás buscando trabajo? y ahora ¿lo estás encontrando? la alternativa no te está pagando las facturas. En definitiva el tiempo es un valor absolutamente relativo, es decir, al cabo del día tenemos tiempo para un determinado número de X cosas, y solo tendrémos tiempo para aquellas que hayamos priorizado frente a otras. La cosa está en ¿que vas a priorizar tú? En internet puedes dosificar el tiempo de trabajo mejor que en un trabajo 1.0. lo cual te permitirá organizarte mejor.

3. No tengo ideas… emprender es de genios

Esto es completamente falso. Es lo que nos ha vendido el cine con películas como “Jobs” o “La Red Social” (me encantan las 2 por cierto), pero gracias a este tipo de difusión masiva de la cultura emprendedora también se ha conseguido mitificarla. Emprendedor es una manera de pensar diferente, es querer vivir sin jefe o es tratar de ganarse la vida por tu cuenta y riesgo. No necesitas ser un genio, tan solo tener el veneno dentro y las ganas de formarte y reciclar el conocimiento constantemente. Olvida lo que has aprendido, al paso que se mueve la nube seguramente ya estará obsoleto.

4. No tengo contactos… estoy solo

Te mentiría si te dijera que no los vas a necesitar. No pasa nada, al comienzo niguno los tenemos. En fases posteriores esfuérzate en conocer a profesionales de tu mismo sector, trabaja duro para llamar la atención y después mira que les puedes ofrecer tu a ellos para poder detectar posteriormente que te pueden ofrecer ellos a ti. El networking es la herramienta más poderosa del juego del dinero, cuando (aunque solo sea por un segundo) te asomas a la ventana del mundo lo podrás ver. Y funciona en todos lados así, en el blogging también, ponte a trabajar desde ya tu red de contactos pero si al comienzo no los tienes esto no es excusa, tampoco nadie nace sabiendo.

5. No tengo apoyo familiar

No pasa nada, que no lo tengas forma parte de lo normal. Y más en una sociedad como la nuestra que deriva de uno de los sistemas más clásicos y tradicionales de toda europa a la hora de conseguir empleo. En España tan solo un 3% de la población es emprendedora mientras que en EEUU creo recordar que alcanza cifras del 40%. Míralo por el lado positivo, tienes mucha menos competencia y tu familia ya se dará cuenta a su debido tiempo (o quizás no, si las cosas te salen más oiras el “ya te lo había advertido” y si te salen bien escucharás “¡que suerte tienes!”… No existe la suerte, solo trabajo y talento). Mi familia hasta hace 2 días donde he comenzado a ganar algo con todo esto (y eso que no es mucho) tampoco me entendían (aunque sí respetaban).

6. Tengo muchas cargas familiares

Una de las consecuencias más comúnes de que muchas personas no se atrevan a dar el paso. En este tipo de casos me parece más razonable tratar de (como se ha citado al principio del post) “co-emprender” es decir, tanto si tienes trabajo como si no, tratar de compatibilizarlo con alguna actividad online (¿por qué online?: poca inversión, bajo riesgo y mayor flexibilidad horaria). Ahora podrás decirme, “sí, pero implicará un esfuerzo doble”… la respuesta es sí. Obviamente sí.

7. No tengo la edad adecuada

Una de las peores excusas, aunque suene a tópico la edad solo está en tu cabeza, tan solo es un número en tú DNI. existen grandes ejemplos tanto de emprendedores muy jóvenes como de gente de edad mucho más avanzada. Emprender en la nube es reinventarse y eso puede ocurrir a cualquier edad en todos y cada uno de los días que compenen tu vida de principio a fín.

8. ¿Cuál es la que más has oído tú? 😉

Deja un comentario y comparte con la comunidad B30 (10)

  • Aridane García Publicado hace 4 años Responder

    Muy buenas Dean!!

    Tío, no he podido evitar sentirme identificado en la fuerza de tus palabras, en tu mensaje al mundo, es verdad que nadie nace sabiendo al igual que no hay un límite de edad para emprender.

    La excusa que más he oído últimamente es “para eso hace falta mucho dinero”.

    Claro, si la gran mayoría no conoce Internet más allá de hablar con los amigos en las redes sociales pues es normal. España todavía tiene un gran camino que recorrer, existe poca información y cultura 2.0. Lo único bueno de esto es la poca competitividad a la cual haces referencia.

    Esto es algo que se lleva en las venas es verdad y yo añado que también es algo que se siente, es la pasión, la fuerza, la energía que se juntan y te mueven más allá de cualquier excusa.

    Un abrazo!!

    P.D.: Estoy deseando empezar a darle caña a SeoWar, a ver cuando empezamos 😉

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Buenas,

    Muchas gracias, me alegro de que te haya gustado 🙂
    Exactamente, emprender necesita de esa fuerza, no es apto para cualquier persona.

    Yo recuerdo cuando en la ponencia de Q500 comentaste que no tenias horarios con tu blog porque el horario era “full time” sin importar si había fútbol (…) o cualquier otra cosa, es un buen comienzo 😉

    Un abrazo
    (para lo de SeoWar te estoy esperando en Skype y más tarde quizás no pueda, je je je)

  • Javier Publicado hace 4 años Responder

    Muy bueno Dean 🙂 el primero es acertadísimo, el ejemplo más extremo es mi red de 14 blogs de Derecho, me cuesta mantener cada uno 8€ anuales (redactores aparte, claro, aunque para empezar puedes escribir perfectamente tú). Obviamente algún día si todo va bien me tendré que pasar a WordPress y pagar algo más, pero en Blogger a efectos prácticos en Adsense puedes lograr también iguales ganancias.

    El séptimo personalmente me encanta, es genial tener 21 años, muchísimo tiempo por delante y ver como el resto de compañeros de tu edad se conforma con estudiar y jugar a la consola [pero eso sí, quejarse de no tener dinero que no quede :-)].

    Hay que luchar por lo que uno hace bien en la vida, por lo que te gusta, porque al trabajo le vas a dedicar muchísimas horas de tu vida y el día de mañana te vas a arrepentir de no haber aprovechado la oportunidad.

    Me pasaré a leer el blog en mis ratos libres Dean, genial artículo 😉

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hoola Javi,

    Eres el ejemplo perfecto de emprendedor en red a bajo coste. Es un buen número de blogs y son un activo muy valioso a futuro. La cosa es todo el trabajo que tienes que invertir en el asunto y todo el desgaste que eso genera, no todo el mundo esta dispuesto a pasar por eso.

    En eso también coincido, bravo, eres muy joven (yo solo tengo 4 más eh! ;P) y tal y como apuntas por desgracia no es un valor representativo de los chicos de nuestra edad.

    Muchas gracias tio, sabes que si no siempre termino por echarte de menos, jajaja
    Un saludo

  • Lilian Publicado hace 4 años Responder

    Hola Dean, buenísimo tu artículo. Yo he oído muchas excusas, pero la del “no tengo tiempo”, “yo no sé hacer esto”,”me cuesta mucho, tengo otras obligaciones” son constantes. “No tengo tiempo”… pero para cuidar aldeas en juegos online o tirarte horas batallando sí que lo tienes. “yo no sé hacer esto”, ah bueno, pues aprende, ¿dónde está el problema?, “me cuesta mucho, tengo otras obligaciones” si yo te contara…
    En definitiva, son excusas de gente pobre de espíritu que está acostumbrada a que se lo den todo hecho, masticado y si te pones, digerido.
    Hace más el que quiere que el que puede, está claro. Y mira que yo he enseñado a muchas personas online, pero ya cuando me vienen con excusas, mi chip salta como un resorte y simplemente me aparto, ese tipo de personas a la larga te desgastan. No vale la pena el esfuerzo.

    ¡Un saludo!

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Lilian!

    Ahí le has dado! si te soy sincero yo el tema de “no tengo tiempo” creo que es el que más oígo pero luego para estar medio día en Twitter la gente si que suele sacar tiempo! jaja.

    Yo pienso que en gran parte deriva de la educación (nula) que tenemos en este país acerca del autoempleo, no hay más que ver las estadísticas y demás. Quizás falta conciencia social al respecto, ya no funciona lo que funcionaba en la época de nuestros padres y abuelos donde las empresas “compraban” títulos, creo que en el futuro comprarán “talento”.

    Gracias por pasarte 😉
    un saludo

  • Perla Publicado hace 4 años Responder

    Pues, fíjate que fui emprendedora casi toda mi vida, después del palazo de la crisis, y empezar de menos diez, siempre me desenvolví como pez en el agua en internet y hace poco termine un curso de Community Manager para aprovechar mis conocimientos y darle mas caña a mis blogs y ver si remonto como freelance.

    A mis 45 años, y en mi situación, MI excusa es YA NO ME QUEDA TIEMPO!!.
    Por? porque tengo solo una ayuda familiar y con eso vivimos los 4, bueno.. mal vivimos. El otro desempleo, el de mi marido, ayuda al pago del alquiler. Estuve dos años en remontar algo con mis blogs y tienda online pero que va… si no inviertes en un mínimo de hosting propio, dominio, tienda online de pago, con un buen servicio SEO, olvídate, pero cuando llegas al punto de contar las moneditas de cobre, estás ya en la lona. No me puedo permitir el lujo de pagarme todo eso, sabemos que los frutos, si llegan, toma tiempo y largo.

    Si solo tuviera unos 400 euritos más, me cambia TODO.
    Pero yo sé que como desde niña era muy creativa y buscaba hacer mis pinitos en emprendimientos (vender mis cuentitos que ya leí, o juguetes que no usaba en la esquina de mi casa, para el viaje de egresados, preparaba mi madre bizcochos riquísimos y los vendía en el recreo en porciones), algo tiene que salir.

    Ojalá mañana te diga que lo he superado. A todos, que si quieren hacer algo con lo que le gusta, soy la primera en apoyarles porque me encanta que la gente emprenda y le vaya bien. Pero creo que dependiendo de las circunstancias personales, existen muchas veces, limitaciones graves.
    Saludos!

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Perla,

    Me parece que tu testimonio da aun más valor a este post. Es un ejemplo de la dificultad en vivo en un caso real.
    Cada circunstancia y cada persona es un mundo, pero mi consejo (desde la ignorancia) sería que no abandonases ni tu blog ni la tienda online, y en los ratos libres poder ver como mejorar ambas cosas. Es difícil pero a largo plazo quizás pueda merecer la pena (si se tocan las teclas adecuadas).

    Bajo mi punto de vista con 45 años eres muy joven para emprender. Por lo visto en España la edad media del emprendedor está en la treintena (me parece que era 34 pero no estoy seguro del último número), un punto de tu vida donde quizás ya tengas más experiencia y puedas aportar un pequeño mínimo de capital para un proyecto Web a largo plazo. Lógicamente esto es muy fácil de decir, pero no siempre de aplicar, los recursos de que dispone cada persona son diferentes, pero si quieres que te diga mi opinión al menos desde mis actuales 25 años, creo que “me moriré emprendiendo” (no entiendo la vida de otra manera) 😉

    Un saludo y gracias de nuevo por contar tu experiencia
    Dean

  • Olmo Axayacatl Publicado hace 4 años Responder

    Un tiempo atrás hubiera diferido contigo en eso de que o naces para emprender o no. Ahora he cambiado mi punto de vista respecto a ello; es decir, una parte de mi sigue creyendo que la actitud para emprender se puede desarrollar, pero conforme pasa el tiempo me voy convenciendo de que si es algo que ya debes traer, quizá no de nacimiento, pero pienso que es algo que se desarrolla en los primero años de vida y que tiene que ver mucho con como fuiste criado.

    Como verás no tengo muy en claro esto aún, pero como dije, ya me inclino más por compartir tu opinión, sobre todo cuando veo que mucha gente se queja pero poca hace algo para salir adelante.

    Y mi aportación sobre excusas que matan la creatividad: ya casi todo está inventado.

    Dean Romero Publicado hace 4 años Responder

    Hola Olmo,

    Me alegro de verte otra vez por aquí, la verdad es que creo que eso es un poco el eterno dilema, ¿el emprendedor nace o se hace? bajo mi punto de vista creo que es un poco una aptitud que se lleva dentro, en mi caso por ejemplo provengo de una familia tradicional que nunca se han planteado el trabajo de esta manera sino de una mucho más tradicional, cosa que yo “no sabría hacer”.

    Pero si es cierto que la experiencia complementa y valoriza mucho esta inquietud inicial. Un saludo y gracias por pasarte a comentar 🙂

Deja tu comentario