Si te ha gustado, ¡vota este post!

Éxito y reconocimiento, la gente aplaudiendo tanto cuando subes como cuando te vas y hasta tu madre y tu abuela por primera vez entienden que estás empezando a dedicarte a algo “de provecho”. El sabor que deja una ponencia en tu boca es demasiado dulce como para poder negarse a consumirlo. Entonces… ¿Cómo dar mi primera ponencia si soy blogger?

pildoras-de-blogging

Hoy volvemos con una píldora más de domingo dedicada al blogging. En este caso es probable que me exceda una vez más ligeramente de la extensión típica de las píldoras porque quiero abordar un tema del que se habla mucho entre todos los tipos de bloggers (tanto los que están empezando como los ya iniciados) y sobre el que considero que no existe todavía mucha información “real”:

>Cómo conseguirte (de verdad) subir a un escenario y dar tu primera ponencia

Pero no solo voy a comentar el modo en el que yo he visto que se mueven estas cosas “para conseguir ser ponente” sino también los pros y las contras que tiene meterse en el mundillo y de lo que se habla muy poco también. Un tema en definitiva que no se puede abordar en 500 palabras, al menos de la forma en que quiero hacerlo esta vez.

Subirte a un escenario

escenarioEsta es la parte dulce y no quería saltarmela. En mi vida solo he dado una ponencia, pero he tenido la suerte de que era una ponencia bastante potente y con una audiencia bastante grande también. Conté la experiencia en este otro post y he de decir que es cierto lo que dicen de que es un momento especial.

Es decir, es diferente a todo lo que has vivido hasta entonces. Una vez superas el miedo inicial a hablar en público delante de decenas o incluso centenares de personas como fue mi caso (creo que fueron entorno a 300) te das cuenta: 1. De que en la vida ni el colegio ni el sistema en general nos ha enseñado a hablar en público 2. Qué el miedo solo estaba en tu cabeza, se evapora.

La gente está ahí y muestra una actitud totalmente solícita y dispuesta a lo que tú tengas que contarles. El miedo es solo un espejismo que solo existe dentro de nuestra cabeza (y cuya existencia las primeras veces es totalmente lógica), pero luego se deshace por completo y se disfruta un montón.

En mi caso dar mi primera ponencia me sirvió para que mi familia comenzara a entender un poco a qué me dedicada. Escuchar la fantástica presentación que me hicieron a la hora de subir al escenario y los posteriores aplausos es algo que le lanza un mensaje a tu familia totalmente directo que les dice algo así como “hey! el friki de tu hijo/nieto/sobrino ya no es solo un bicho raro metido las 24 horas en su habitación, la gente dice que sabe mucho y todos le miran y escuchan atentamente!”

En definitiva y ya no solo para tu entorno familiar, sino para tu entorno profesional también.. > es un acontecimiento que hace que te tomen enserio. Qué te hace tangible y te hace real para un gran número de personas.

Bajarte del escenario

focosSe terminó la función y cierras con los mismos aplausos con los que empezaste (si has sido un ponente cojonudo probablemente cierres con más) y ahora toca una de las partes de las que también he oído hablar muy poco pero que he vivido en primera persona. La parte del post-escenario.

Te bajas y cuando el evento termina pasa algo muy mágico, (aunque varia en función del tamaño del evento) y es que mucha gente se te acerca a hablarte, a saludarte, a proponerte cosas o simplemente a felicitarte y compartir un par de sonrisas contigo.

De golpe y porrazo te empiezas a sentir “como un influencer” y aunque sabes que es ficticio por el momento dejas que esa sensación de “popularidad” te consuma y se apodere de ti. Y el que diga que no miente como un cabr**n. Después de una ponencia bien dada sientes un subidón impresionante… y eso es lo que más mola. Ah, y tus followers también tienden a multiplicarse por X.

También te puede llegar trabajo. Ya digo que esto depende mucho también del tipo de ponencia en cuestión, pero por ejemplo en una organizada por una escuela de negocios de prestigio como en mi casi fue el ESIC sí que te llegan clientes a pares.. o mejor dicho “posibles clientes” porque después algunos se echarán para atrás pero se te acerca bastante gente para preguntar por tus servicios (en mi caso el SEO) y ese día te irás a casa con un buen puñado de tarjetas de visita nuevas.

Con esta descripción quizás ya puedas hacerte una idea muy muy general (porque vivirlo en primera persona es diferente) de algunas de las sensaciones que se experimentan y de como va un poco la cosa la primera vez. ¿Mola no? A muchos les gusta tanto que terminan de hacer de ello su medio de vida… sin casi dedicarse a hacer nada más…

¿Qué necesitas para dar tu primera ponencia?

Esta es la parte que probablemente le interesa a aquellas personas que estén con ganas de dar el salto a los escenarios y aún no hayan encontrado la manera.

Necesitas esencialmente dos cosas, y por más que te digan te aseguro que con estas dos cosas podrás no dar 1 sino 20 ponencias, todo lo demás es secundario a estos dos elementos:

  1. Contactos
  2. Un blog

Nada más.

Yo en alguna ocasión he llegado a poner a gente en lista para ponencias, así que sé perfectamente de lo que hablo, desde ese punto de vista “yo hubiera sido un buen contacto” para alguien que persiga este fin (el cual me consta que persigue bastante gente). Funciona así.

“¡Oh.. no! nunca podré dar ponencias porque ahí solo van los mejores de cada campo y yo soy un novato empedernido”. No siempre tiene porqué. La gente tiende a confundir a los ponentes como a las personas máximas referentes en una determinada disciplina cuando no es así. Simplemente son las personas que mejor se han conseguido “mover” en base a ese objetivo (visibilidad).

Recuerdo que una vez en uno de los encuentros digitales de mi amigo José María Jimenez Shaw le pregunté a Paco Viudes, uno de los Social Media más influyentes de nuestro país: “Paco, ¿que necesito para dar mi primera ponencia?” y recuerdo que él me dio una respuesta bastante acertada que por aquella época yo no terminé de procesar, del tipo “conectar con gente que ya sea ponente”… Mmm pensé, “¿será cierto?”

¡Pues claro que es cierto alma de cántaro! El mundo se mueve así pero no solo en las ponencias, sino en todos los aspectos de la vida en general. Tener amigos hará que realmente puedas conseguir objetivos sean los que sean y siempre te allana el camino mucho más que si vas solo.

Así que si quieres ser ponente por primera vez te puedo prometer y jurar que no hay más secreto que ese. Haz networking y trabaja tu marca personal y te aseguro que lo demás llega solo. Si no es así vuelve en un tiempo y te regalo mi blog 🙂

A raíz de esto mismo a la hora de trabajar en mi día a día me he dado cuenta de que hay mucha gente que no se sabe relacionar a la hora de hacer negocios y si tú si sabes hacerlo conseguirás ponencias o aquello que te propongas conseguir.

networkingPienso que sería muy interesante desde el punto de vista del Internet Marketer elaborar algún tipo de guía estilo “networking definitivo para bloggers” donde hablar sobre como entrarle a una persona, como gestionar emociones por mail, como tirarle a alguien para que te ponga un enlace, el buen uso de los emoticonos, el tono, la chulería controlada, la humildad, la forma de expresarse y tratar de ser natural… creo que sería tan interesante como necesario para muchos.

Me encantaría volcarme en un contenido de ese estilo y es posible que incluso lo haga, porque (aunque a paso de hormiga) poco a poco empiezo a tomar otra vez las riendas de mi tiempo y esta vez no dejaré que absolutamente nadie me las quite de nuevo 😉

Bueno ¡que me voy del tema! esto ya no es una píldora desde hace rato, es un post semanal al uso. Siempre me termino por descontrolar… Me pasa mucho…

Ah! sí, también necesitas tener un blog. Pero no hace falta que sea un super blog popular (aunque sí que ayuda un montón). Pero lo que hace falta tener verdaderamente bien trabajado es el punto número 1.

Vale, cerrando por aquí, vamos aproximándonos al final, que es donde también tenía interés en contarte algo respecto de todo este mundo.

¿Por qué yo ya no doy más ponencias?

nooEn una palabra: absorción.

Pero no me refiero a la absorción que pueda yo tener en el momento presente, me refiero sobre todo a la enorme absorción tanto a nivel mental como a nivel de tiempo físico que produce impartir ponencias de forma constante. Son las perfectas “ladronas de tiempo”.

En mi caso además es muy curioso porque recuerdo perfectamente que desde el primer día de comenzar este blog yo tenía claro que una de las cosas que quería conseguir a través de él era precisamente hacer este tipo de cosas, para mi era como una especia de “validación profesional máxima”, pero después de haber hecho la primera me he dado cuenta de que no tengo prisa y de que si algún día mis proyectos llegan a ser lo realmente importante que yo quiero que sean (enormes) toda la demás visibilidad vendrá sola, sin yo buscarlo de forma tan proactiva.

No tengo que rogar subirme a un escenario porque si consigo ser el emprendedor que quiero llegar a ser será el escenario el que “venga a rogarme” que me suba yo a él  y ahí entonces será nuevamente cuando vuelva a decidir.

Dinero llama a dinero y hacer ponencias llama a hacer más ponencias todavía. Conozco a mucha gente que las hace y coinciden conmigo: son una de las cosas más absorbentes que puede haber a nivel profesional. Como tengas 2 en un mismo mes ya puedes dar el mes por perdido y yo por suerte o por desgracia no me puedo permitir ni perder un solo día, trabajo con demasiada gente y también coordino a demasiada gente como para poder relajarme de esa manera.

No obstante como he dicho a lo largo del post esto en realidad va muy en base al que sea tu objetivo. Es posible que seas un gran orador y quieras vivir de eso. Totalmente lícito, sé de gente que se gana entorno a los 1.000 / 1.500 euros por ponencia de 1 hora o menos y se hace 5 – 10 al mes. Los números están ahí, pero si quieres ser el mejor en algo no esperes hacer muchas cosas más.

Yo no puedo tratar de crear la startup definitiva de los contenidos y también ser ponente. No al menos al nivel de calidad que me gusta tratar de hacer las cosas.

Y tú lector ¿te plantearías dar alguna ponencia? 🙂

Estamos mejorando los comentarios del blog, pero en ocasiones aun dan algun error puntual, si notas alguno en cualquier momento (el que sea) o quieres darme sugerencias de como mejorarlos, escribeme por email a contacto@blogger3cero.com 🙂

Dean
Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInTweet about this on Twitter